«La realidad no respiraba en la calle» | Microrrelato

Hubo un día que traté de escribir sin música. La sala parecía oscura, la noche demasiado clara. Narraba sin mapa. Luchaba sin fuerza. Plasmaba historias sin alma sobre un papel que no quería recibirlas.

Aquella noche fue una mañana sin día. El tiempo jugaba conmigo. Cada tecla viraba las horas. Era un invierno en el que la Luna se sonrojaba con una sonrisa veraniega. Las estrellas no enseñaban a la Osa Polar y en su lugar volaban miles de águilas que portaban luciérnagas a su espalda.

La realidad no respiraba en la calle. Estaban paralizados por el miedo. Aunque si mirabas bien, al fondo, se veía la sombra de dos niños con botas de agua y bañador a los que solo les importaba pasárselo bien.

Y mientras el mundo se volvía loco yo trataba de recordar las notas de alguna canción que me enseñaran qué tenía que escribir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s